lunes, diciembre 12, 2005

Diario de la liga menor - Concierto en el Susanclub (Madrid 9 dic 2005)


Soy un verdadero maniático de la puntualidad. No puedo concebir llegar tarde a una cita. Odio esos días en que quedas con un grupo de gente en un bareto y llegando a la hora, tienes que esperar bebiendo cervezas mirando al techo ya que nadie se ha presentado.
Hoy he quedado con Colman a las 19,15h para ir directamente al Susanclub para la prueba de sonido (con Pablo hemos quedado en la sala a las 20h). Aparco el Clío por General Perón, suena algo de Stroke 9, apago el coche y no me da tiempo a terminar el tema “Nasty little thoughts”. Llego a los locales de Perón y tras abrir la puerta de nuestro eterno local 11, aparece Colman tocando unos acordes con su acústica, ayudado del capo de diseño que se compró hace ya unos meses. Saludos, echamos un último vistazo por si se nos olvida algo y decidimos dejar el coche de lado. No queremos que nos ocurra como el otro día, así que emprendemos la marcha hacia la parada de metro más cercana, cada uno cargando sus estuches de guitarra.
El paseo en metro es rutinario, la bien conocida línea 1. Siempre que circulo por éstas estaciones recuerdo la famosa canción de Sabina. Nos bajamos en Gran Vía. Gente rara por todas partes. Masa alborotada por la proximidad de la Navidad con un solo objetivo claro, comprar lo máximo posible.
Enfilamos la calle de la reina que está más tranquila y entramos en el Susanclub. Nos reciben calurosamente Pablo y Juan. Manos a la obra.
El escenario lo han retocado y parece más elegante. Por lo menos las cajas de coca-cola que asomaban como una torre para acoplar los bafles de sonido, han sido tapadas con unos trapos un tanto apañados.
Como autómatas, sin intercambiar una sola palabra, cada uno cumple con su cometido. Ajusto los pie de micro, colocamos los bafles sobre las torres y finalmente cableamos el asunto. Todo listo para la prueba.
Al conectar el equipo de voces surge el primer milagro, no hay acoples, el segundo es que suena muy potente. Suena a volumen considerable y está al 3 (Max 10). Con lo cual tenemos para jugar cuando venga la gente.
Probamos de pasadilla la mitad del repertorio, ajustando guitarras y voces. Surge el eterno problema, que es diferenciar ambas guitarras. Decidimos tirar la de Colman por agudos y la mía por graves. ¡Funciona! Acabamos la prueba con "Take me There" bajando el nivel de efectos de mi Super Chorus.
Pablo siempre tan atento nos sirve dos cervezas. Una Mahou para Colman y una Coronita para mi. Nos sugiere ir a cenar. Asentimos con nuestras cabezas.
Los dos responsables del Susanclub nos llevan al Bocaito en la calle libertad. Una elección de la que siempre estaré agradecido. No paramos de tomar tapas. Todo tipo de fritos pasa por delante de nuestros ojos. Al estilo de los Toreros Muertos no paramos de decir: ¡Por favor! ¡Por Favor me puede poner otra cerveza! Acabamos zampándonos unos buenísimos buñuelos. El camarero nos hace un guiño y nos vuelve a servir cuatro más por cuenta de la casa. ¡Olé!
Llegamos a un Susanclub bastante solitario. Nos pedimos unos whiskys con coca-cola y nos encontramos con algún que otro compañero de farras. ¡Que sean todos bienvenidos!
Ya son las 22.30h, Pablo me pregunta por el comienzo del bolo. Quedamos que el comienzo sea a las 23h.
Sigo a Colman que se dirige al reservado que tiene el Susanclub. Una habitación que me recuerda a la decoración de la película 2001 Odisea al espacio. Sillones de cuero rojo chillón en un habitáculo totalmente blanco. Un poco paranoico, pero podemos afinar y apurar nuestras copas sin ser molestados.
Salimos al escenario. Aforo medio pero cargado de adrenalina. Tenemos ganas de pasárnoslo bien. Que les den si no gustamos. ¡Coño como me apetece tocar! Comenzamos con “Never talking to you again” de los Hüsker Dü. Contrariamente a un clásico bolo nuestro, que solemos empalmar los temas más rápido que los Ramones. Al terminar el tema, me pongo a soltar un pequeño discurso, que será la tónica general entre todos los temas del repertorio, hasta finalizar el bolo.
Destacaría la versión de “Into your arms” de los Lemonheads, cantada a dos voces al estilo de los The Byrds, ”Tonight”, “Sister Golden Hair” de America y nuestro nuevo tema “Secluded Herat” que cada día coge más fuerza. Mención especial a Ricky Armesto con sus cánticos a coro. Sobre todo ese baile “gusanil” que se marco mientras interpretábamos “Daddy Cool”. ¡Espectacular!
El repertorio total y orden fue el siguiente:
1º “Never talking to you again” de los Hüsker Dü, 2º “Into your arms” de los Lemonheads, 3º ”The Minor League”, 4º ”Tonight”, 5º “Another night on the town” de los Del Fuegos, 6º "Secluded Heart", 7º "This Girl", 8º "Take me There", 9º “Sister Golden Hair” de America, 10º “Daddy Cool” de Bonny M, 11º Medley de Bob Dylan y Madonna, 12º “Man on the moon” de REM 13º “The Day John Kennedy Died” de Lou Reed, 14º “Sweet Jane” de Lou Reed.
Retornamos al camerino y se oye algún que otro berrido demandando otro tema. No nos hacemos demorar ni un segundo. Salimos como el rayo e interpretamos “Skyway” de los Replacements, seguidos de “Next Big thing” de Material Issue. Canción donde rompo la cuerda cuarta. Fin del concierto.
Al salir a saludar, salgo con un ejemplar de "The Minor League" y otro de "DO the worm" para venta. Me vuelan de las manos en un abrir y cerrar de ojos.
Creo que empecé con un sabroso cocktail margarita, pero lo que es seguro es que no me acuerdo de mi última copa en el Susanclub. Un nutrido grupo de adoradores de la noche nos acompaña en espídico tour por garitos. Alcoholazo de garrafa en no se que bar. Abrazos, exaltación de la amistad y despedida.
¡Mierda! ¿Qué pasa en esta ciudad? ¡Ni un puñetero taxi! Después querrán que no cojamos el coche mamados...Después de una hora me tiro al capó de uno que pasaba como un rayo por Velásquez. Incoherentemente le digo que me lleve a General Perón, ya que quiero recoger mi coche. Entro en mi coche y ¡sorpresa! No arranca. ¡No me lo creo! Maldiciones varias sumadas a patada enclenque a la rueda delantera derecha. Salgo a Perón, media hora de espera, frío de cojones. Veo una luz verde. Sí será la que finalmente me lleve a mi casa. Al rato estoy dando cabezadas en el reposa cabezas del asiento trasero del taxi.
Ha sido un gran concierto dentro de la liga menor...

5 comentarios:

juan dijo...

esta parte de los responsables del susanclub, aunque creo que hablando por los dos, os agradece el concierto, las risas y el buen rollo. Agradece también las menciones acerca del bocaíto aunque alucina ligeramente de que de verdad no lo conocierais. Hay más que deberíais conocer, el rocanrol es lo que uno come, no lo que escucha, así que cuando quieras os damos una vuelta.
Lamento profundamente no haberos seguido por ese periplo alcohólico, pero tuve el mío igualemente y acabó tarde y bien.
Y a ver cuándo es la próxima.

Escrigna dijo...

Juan nos tienes para otro bolo, un tour gastronómico o una rutilla motera...Así de versátiles que somos. Abrazos!

Carolusa dijo...

Enhorabuena!! Te he dedicado un articulillo...
Kisses!

Luciernaga dijo...

Que pena no haber ido. El próximo no me lo pierdo. He estado escuchando tu música en la ofi antes de empezar a trabajar. Es guayy tu blog.Esta muy bien hecho y caramba que escribes bien. Nunca has pensado en escribir un libro? Planteatelo.

Escrigna dijo...

Gracias. Por ahora me conformo con escribir buenas canciones.