martes, junio 26, 2007

Crónica Power Pop Nite Party II - 2ª parte

Viernes 1 de Junio de 2007. Sin problemas durante mi horario de oficina mañanero, signo inequívoco de que el día ira sobre ruedas.
Tras arduas negociaciones, y después de descartar varios amplificadores “chungos” que nos habían ofrecido nuestras amistades. Hemos conseguido un respetable Marshall JTM 45 MK II gracias a la divina intervención de Juan Mora el técnico del Costello Club. Por tanto The Nash ya tienen segundo ampli de guitarra y consecuentemente ya tenemos equipo completo para la Power Pop Nite party II.
Ayer durante el ensayo, hubo algunos roces entre los insanos al organizar el traslado del equipo para el viernes. Nada grave. Hemos acordado reservar un “Taxi para Minusválidos” (Ya un clásico en nuestros conciertos) para que nos recoja en los locales de Perón y nos olvidemos del tráfico, parking y demás contratiempos que unen estas funciones de roadie.
Así las cosas, una vez terminada mi mañana anodina de oficina, regreso a casa, arramplo con media nevera y me centro en cambiar las cuerdas de las guitarras. No hay tiempo para siestas.
Cojo la línea 1 de metro, que me deja en Bravo Murillo. Doy una pateada hasta los locales y empiezo a ordenar todo para el trasporte. Llega el Taxi, pero Pedro y Pablo no han hecho acto de presencia. Así que empiezo la carga con la ayuda del taxista. El coche es una monovolumen sucia y grasienta pero todo el equipo cabe a la perfección que es lo importante del asunto.
Con un retraso de diez minutos aparece Pedro y acto seguido Pablo. Por lo tanto nos montamos en el taxi con dirección al Costello Club. En un tiempo record de quince minutos, atravesamos Madrid y nos plantamos en la puerta del garito. Descargamos mecánicamente y comenzamos a montar equipo en la planta inferior, donde esta el escenario. Un solitario camarero nos da las buenas tardes. Aparece Colman y su bajo.
Lío de cableado, montaje de batería, afinación y saludamos efusivamente a Juan Mora que pone orden al montaje ya realizado.
Comenzamos la prueba con “Let me Disappear”, seguida de “Something to Hide”. El sonido es correcto y Juan parece un poco cansado, así que cedemos escenario a The Nash que han entrado por la puerta con los acordes de nuestro segundo tema. Abrazos a The Nash, un poco de conversación y quedamos con ellos en la terraza del circulo de bellas artes. Pateamos la calle Alcalá hasta la terraza y nos encontramos con una masiva manifestación “contrarrevolucionaria” con gritos y blasfemias a los Estados Unidos y a la visita de Condoleezza Rice. Pasamos junto a los manifestantes y con suerte encontramos una mesa en la terraza. Unas rápidas cervezas alemanas recomendadas por Colman son nuestro nuevo centro de atención. A la media hora aparecen The Nash al completo, un tanto flipados por el griterío de los manifestantes que miran nuestras cervezas con ira. Pero la congoja no dura mucho. En breve estamos todos hablando de la escena musical y repitiendo pedidos de cerveza.
Insanity Wave es un grupo de tradiciones clásicas. Por tanto una hora antes de la hora convenida para el concierto, llevamos a nuestros amigos al restaurante argentino “El Gaucho” a degustar todo tipo de carnes a la brasa. En principio The Nash muestran síntomas de no tener hambre. Esto dura un nano segundo, o mejor dicho, lo que tardó el camarero en plantarnos unos platos de Vacío y de Bifés con costillas. Todos nos lanzamos despiadadamente a los sabrosos platos cárnicos. La charla es bastante amena, compartiendo anécdotas graciosas de ambas bandas. Así como compartir mi admiración por el desaparecido grupo madrileño “Los Vancouvers”, donde Ángel Cubero ahora miembro de los The Nash era su bajista.
Después del festín marchamos hacia el Costello. John se encuentra en la calle de caballero de Gracia la cartera de un pobre diablo al que le han debido “dar el palo”. Buscamos un policía para dejar el objeto y cumplir con nuestra labor social (y luego hablarán mal del Rock’n’Roll). Y por extraño que parezca no encontramos a nadie. Recomiendo a John tirarla en alguna papelera para que no haya malentendidos posteriores.
Con la mala costumbre de no dejar acceso a la planta de abajo hasta la hora del concierto, el público se ha ido a mamarse unas birras a alguna terraza cercana. Así que el Costello presenta una muy floja entrada.
Con quince minutos de retraso respecto del horario programado, The Nash suben al escenario, con medio aforo de sala que ira creciendo hasta el final de ambos conciertos. Los primeros zarpazos de su gran hit “Kicks & Glory” ponen las cosas en su sitio. Rock’n’Roll de alto voltaje martilleando tímpanos y cerebros. Comprimen su repertorio en unos escalofriantes cuarenta y cinco minutos de estricnina letal. La gente aplaude como loca y no paran de felicitarnos por la elección de la banda.
Cambio de tercio. Afinaciones, cableado, pedales en su sitio y enfilo con los primeros acordes de “Let me disappear”. Sonamos compactos y los nuevos temas son coreados sorprendentemente (Cosas de Internet). El grueso del repertorio son los temas que estamos preparando en el local. Siempre hay un halo de inseguridad al tocar temas nuevos, pero esta vez llevamos trabajo de largo recorrido y se nota.
Finalizamos con una invitación a The Nash para compartir una Jam de “Sweet Jane” de la Velvet Underground. Suben John, Ángel Cubero y Bret. Estos dos últimos golpeando unas baquetas de batería en tercios de cerveza. Una locura que acaba con un gran final cargado de feedback. Creo que Lou habría estado orgulloso.
La venta de camisetas y discos no ha ido nada mal, así que una vez recogido el material (mañana tenemos que volver a por él y cargarlo en fugoneta), ambos grupos nos lanzamos con los brazos abiertos a descubrir la noche madrileña.

THE MINOR LEAGUE - Insanity Wave

My eyes about to close
The drink has worm me out
Too many miles to end up this hole
Enough to bitter any soul
I know this road all too well

Not a soul around
Outside is lashing down
Shit paying gigs
Tell myself “Won´t you play them again”
But as I view myself on stage what a liar I´ve become

And oh Oh here we go again now
Hey The Minor league again now
Hey Oh here we go again now
Playing, playing again
And all this playing is getting us nowhere

Filthy motel rooms
Hangovers on the way back
Monday morning blues
And my boss is giving me shit for getting in late again

But we´ll give it another try!

Fotos del evento (Doble Click)

8 comentarios:

Luciernaga dijo...

Fue un grandísimo concierto. El próximo la presentación del nuevo disco, ¿no?

§ 555 § (mordiéndose las uñas con impaciencia)

Escrigna dijo...

555 Muchas gracias por esas flamantes fotos!

Ahora estamos "embutidos" en nuestro local de ensayo trabajando los nuevos temas. Como decía nuestro maestro MIYAGI: "Dar cera/pulir cera".

Carolusa dijo...

Grandi concerto! Esperamos ansiosos vuestro regreso a los escenarios!

Escrigna dijo...

Esa Carolusa y su super Marketing de Merchan!!! Esos carteles Popart!!

Anónimo dijo...

Algun dia habra que hacer un homenaje al "Gaucho" por su aportacion al power pop; que seria de nosotros sin la cena anterior a los conciertos de insanity en el costello.
El concierto fue muy grande, nash un descubrimiento e Insanity mas grandes todavia....

P.D: Seria bueno convencer a Colman para que use esa chispa que tiene en el mundo de los monologos. Es inagotable

Un borrachin de la pampa

Escrigna dijo...

Colman y yo estamos por preparar un acústico en el "Gaucho"...puede que caigan uno bifes por la gorra...

Ángel dijo...

Mr. Reed estaría orgulloso, sin duda.

Anónimo dijo...

Gran concierto, la pera de concierto. Los nash estupendos pero los insanitys insuperables grandiosos, inimitables

Luciernaga