viernes, julio 28, 2006

Yo vi a los WHO!


Ya se que adelanté que estaba de vacaciones blogueras, pero quería compartir con vosotros lo vivido ayer noche en el ya histórico concierto de The Who en el palacio de deportes de Madrid.
Solo recuerdo dos artistas que me noquearan a la primera escucha en mi adolescencia. Uno fue Lou Reed y su “Rock´n Roll Animal”. Otros los Who con una cinta casera que me paso un amigo, donde se podía escuchar una grabación pirata en directo de “A quick one while he is away”, todo era ruido sónico, cerca del umbral del dolor. Una experiencia que me dejó tremendamente marcado.
Ayer en formación grupal con Santipitaok y sus colegas, nos dirigimos al bar más cercano del palacio de deportes para apaciguar la reseca garganta con unas buenas cervezas y de paso unos buenos canutos.
Muy buen ambiente, la edad media rondaría entre los 30 a 50 años. Camisetas serigrafiadas con el mítico logo, sacadas del baúl de los recuerdos y algún que otro scooter customizado. Se mamaba la excitación por el evento, ante la larga e injusta espera que los Who nos han sometido durante todos estos años sin una mísera aparición por tierras españolas.
El público entregado desde el primer momento, con ovación de unos cinco minutos mientras revisaban afinación a su salida. Entraron a saco “I Can´t explain” (versión que hemos trabajado a fondo en nuestros bolos), coreada por unas doce mil almas (el palacio no se llenó, cosa que agradecí, ya que mezclado entre la muchedumbre, dando saltos como un poseso, me dio oportunidad de poder respirar a la vez). “The Seeker” y “AnyWay, Anyhow Anywhere”. No me lo podía creer, tres temas históricos del rock empalmados. Eso si ni una palabra al público. Alguna que otra gracieta mediante gestos de Pete fue lo único que nos llevamos durante las dos horas de actuación que dieron.
A destacar la balada “Behind blue eyes”, “Baba O´Riley”, el medley que hicieron de su opera Tommy, y Quadrophenia.
Aunque las ausencia de John Entwistle y Keith Moon son obvias, los músicos de acompañamiento no desentonaron nadas a lo largo del show. De hecho el bajista Pino Palladito asimiló la hierática posición clásica de Entwistle y nos cautivo con su solo en “My generation”. Zach Starkey dio la nota joven a la banda, con una imagen mod y con una batería de doble bombo y varios timbales.
En breves minutos estaba respirando el ambiente de los 70 en “The isle of Wight festival”, los 60 en Woodstock….también ayudo mucho todos los canutos y minis de güiski peleón que me iban pasando a una velocidad de vértigo.
Mi nota crítica apunta al sonido, que aunque fue de diez, muy compacto, no ajustaron el volumen a un auditorio como el del palacio de los deportes. Quedó minimizado. En un concierto de Rock y máxime cuando estas frente a la que ha sido la banda más ruidosa del planeta, no puedes tener posibilidad de escuchar las conversaciones del que tienes al lado. Otro apunte del sonido, fueron las guitarras empleadas por Pete, que creo desvirtuaron el sonido de guitarra en general . Su elección fue una variopinta colección de fender strato que dan como resultado un sonido demasiado limpio (más cercano a Clapton), cuando Pete siempre ha apostado por las Gibson, justo con sus inseparables amplis Hiwatt. Los amplis siguen siendo los mismos, las guitarra no y eso se dejo notar en muchas transiciones, haciendo las canciones más vulnerables. Seguramente todo es debido a la edad del artista y el esfuerzo que supone tener colgada sobre los hombros una pesada Gibson Les Paul durante dos horas.
Como no es oro todo lo que reluce, también se dejó notar la maldita sordera de Townsend, metiendo un gazapo con la guitarra en “Who are you”. Parecía un tanto nervioso en algunos momentos, ajustando y toqueteando todo el rato una mesa de sonido que tenía a mano izquierda. Y a veces interpretando con cascos algunos temas.
En todo caso un concierto increíble, que nos dejó con ganas de más y con una única frase final alentadora por parte de Pete “¡Volveremos!”.

LONG LIVE ROCK!!!!!

6 comentarios:

santipita dijo...

... y en Barcelona han tenido que cancelar xque sólo habían vendido 3.000 entradas... Señores Barceloneses: ¿No les gusta el Rock & Roll?

Al que sí que le gusta un poquito es a Chema, que se pasó todo el concierto en un trance frenético, dando saltos arriba y abajo. Por cierto, el super amigo que te pasaba el mini exactamente entre canción y canción (que buena sincro eh?), era yo. Y es que los buenos fans se merecen un respeto.

Gran concierto, aunque estoy de acuerdo con Chema, los WHO deberían sonar tan alto como para que te vibre el cerebro dentro del cráneo. Quizá cuando vuelvan decidan tirar el palacio a guitarrazos... allí estaremos

En fin señores, mañana me voy a México de vacances, prometo volver con el cuerpo y la maleta llenos de Tequila y alguna historia para contar...

Un abrazo,

Santi

Escrigna dijo...

Traete tequila para que mejoren los minis...y alguna que otra foto que serguro que necesitamos material para el nuevo álbum!!!

Have insane fun!

Luciernaga dijo...

Enhorabuena. Los viejos rockeros nunca mueren. Es cojonudo que un viejo rockero como Townsend todavía meta caña, aunque supongo que habrá dejado los saltos acrobáticos. Yo ví el mítico concierto de los Rolling en el Calderón entre truenos y relámpagos (una tormenta veraniega). § 555 §

Hans dijo...

Chema: si tienes un momento, échale un ojo a mi propia minicrítica del concierto de Zaragotham en http://transiberianterminus.blogspot.com/2006/08/joder-el-verano.html. La verdad es que fue la hostia. Sólo debo decir que a mí me pareció muy brillante Townsend, más que en MAD por lo que veo. Pero vamos, para viejos fans de los jú como tú y como yo, una suerte. Qué grandes, coño...

Anónimo dijo...

Los Who a vuestro lado nada de nada luciernaga

paco mer melá dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.