jueves, febrero 09, 2006

El primer y ultimo autografo de mi vida - por El Pollo

El presidente del club de fans de Vigo de Insanity Wave haciendo de las suyas (Sala La Iguana-Vigo)

Lo primero que se me viene a la cabeza de Insanity Wave son dos fotografías, de hecho creo que son las dos únicas fotografías existentes en todo el planeta del primer concierto que dieron en The Cavern…perdón, en un subterráneo ubicado en algún lugar cercano a la Gran Vía madrileña. La totalidad de los asistentes éramos amigos y hubiera habido una generación perdida en el caso de aquello hubiera prendido por algún sitio, no era como un agujero, era un agujero sin escapatoria. Todavía puedo leer los titulares de los periódicos. Miles, bueno quizá miles no… unas decenas de rockeros mueren abrasados y se les encuentra como si fueran estalactitas, simulando tocar la guitarra al aire. Conservo esas dos fotografías como si fueran mis propias muelas. Tengo la certeza de que con ellas podré pagarme algún día un buen plan de pensiones. En las dos fotografías aparecen Ricardo Armesto, Colman Gota, el Moro (me he olvidado de su nombre, ¿o se llamaba así de verdad…?) Santiago Pita y Juan Corrales. Caras de niño e ilusión, Santi con la lengua fuera y Riky, una bestia escénica, tocado con una visera y unos vaqueros plagados de mensajes inteligentes e inscripciones alusivas a bandas de garaje ucranianas de los años cincuenta, entre otras lindezas…
También recuerdo la ilusión que me hizo cuando Jorge Albi entrevistó a Colman, unos años después, en su programa de radio. Jorge vino a decir que eran la gran esperanza blanca de este país y pinchó Spinning. Me pareció que las respuestas de Colman eran muy razonables y nada descabelladas, y tampoco le temblaba la voz… ¡qué tío, ya era una estrella del rock and roll y yo estudiando Derecho!
He de decir que yo también quise ser miembro de la ola insana. Compré un bajo a un macarra y se lo vendí al cabo de dos meses a un macarra amigo del primer macarra, quien me dijo que sabía dónde vivía “si el bajo estuviera hecho una mierda”. Era macarra, pero no mentiroso, pues para hacer la operación quedamos en el portal de mi casa. Pronto me di cuenta de que lo mío no era la música y lo abandoné. Pero me resarcí y para sentirme como un rockero de verdad me embarqué de gira con ellos….. Es verdad, fuimos de tour a Galicia, en dos coches. Yo iba con Juan en un Ibiza y llevábamos la batería detrás. Los bolos eran en Vigo y El Ferrol. En Vigo tocaron en un local alargado y pequeño. A la hora del concierto estaba abarrotado. Me encantó ese concierto, porque lo disfruté a un lado del escenario; la gente coreaba las canciones, eran chavales como nosotros que se emocionaban con la música y que bailaban y se subían a la pequeña tarima que hacía de escenario para saltar luego sobre el público. Se vendieron muchos CDs. En El Ferrol fue otra cosa; nos llevaron a cenar unos buenos centollos pero el local era muy malo, con un par de columnas delante que impedían que aquello fuera un concierto de verdad. Al acabar, mientras los chavales hacían una entrevista para una televisión tan local que no todavía no disponía de una cámara, se me acercó alguien mientras yo hacía mi labor de carga y descarga del equipo
- Tío, qué buenos sois, sois cojonudos de verdad
Me di la vuelta y me encontré con un muchacho de unos 17 años, provisto de una libreta y un bolígrafo. Aunque me había incluido en la banda no me sentí aludido, era evidente que en aquel momento hacía de mozo de carga para unos buenos colegas, pero me sorprendí de veras cuando me pidió que le firmara un autógrafo.
- Pero tío, si yo no toco con ellos, ya ves, estoy cargando el equipo
- Ya tío, pero tú también eres de ellos – Aquello me sonó como si yo perteneciera a una secta clandestina que fuera a salvar al mundo de todos sus males.
- Lo tengo todo de vosotros, hasta un concierto pirata de Madrid que me pasó un colega. Sois buenísimos. – repitió. Ese concierto lo sigue teniendo Riky y hay que decir que suena como si la ola insana estuviera tocando delante de las obras de la M-30, con sus hormigoneras y todo, porque sólo se escucha una especie de zurullo psicofónico.
Todos sabemos que ante el ardor adolescente nada se puede hacer, así que accedí a su petición.
- Vale tío. – Y aquí me tenéis, firmando el primer y último autógrafo de mi vida (por ahora, porque todavía la gente no sabe quien soy yo de verdad…)

¿Quieres enterarte si tocamos cerca de tu casa? Picha Aquí!


Echa un vistazo a nuestra Tienda Virtual y conviertete en un verdadero Insano!

Bajate nuestra música gratis Free Downloads! (link a la pag. de Free Downloads. Seguir todos los pasos como siempre).

8 comentarios:

santipita dijo...

Que pasa Pollo!
Recuerdo un episodio muy parecido: Barra de Enro, me abordan dos adolescentes granudos sujetando una cinta de IW como si fuera el Santo Grial:

- ¿Eres el guitarra de IW? (Entonces tenía yo más pelo)
- no, pero soy colega suyo
- Ah, pues también mola mogollón... fírmanos la cinta por favor...

No se si son estrellas del rock...Aquél día lo fuí yo por ellos

Escrigna dijo...

Como se puede ver en cada una de estas crónica rememorando tiempos pasados, cada uno de nuestros amigos que nos han acompañado en nuestras giras, han sufrido lo suyo. Gotas fías de sudor por sus frentes al ver el percal de lo que es acompañar a una banda de Rock por la delgada línea de “La liga Menor”. Uno tiene su “Dolores” incrustado en el cerebelo, otro su gira gallega, otro...
Sobre la gira Gallega, comentaros como anécdotas la siguientes:

1.- Como no teníamos presupuesto, se decidió alquilar dos coches (Seat Ibiza). Ya que el alquiler de una furgoneta era impensable.

2.- Descubrimos que podíamos superar al maestro de los maestros en contorsiones y escapatorias “Hoodiny”. Llenar dos Seat Ibiza con todo el equipo, más nuestros equipajes, más nuestros cuerpos. Llenarlos fue sudando y al grito de “¡empujar!” “¡Empujar mamones!”

3.- Nada más salir del concesionario, el coche me hace un quiebro en la dirección y casi nos matamos. Nos damos cuenta que la dirección estaba totalmente estropeada. Si girabas más de la cuenta te salías de la carretera. Pero no había tiempo de retroceder, ya que no les quedaban coches de repuesto. Por lo tanto con nuestra mentalidad de “Con un par de huevos”, decidimos afrontar más de 1.000 km en esas condiciones.

4.- A los 200km recorridos, Colman que iba de copiloto y yo nos damos cuenta que el Ibiza conducido por el Pollo y Corrales le salen chispas de fuego por la parte trasera. Dialogo de besugos: Chema - ¿Ves algo raro? Colman (experto en todo salvo en cosas que tengan ruedas)- Uhmm Chema - ¡Tio que se quema el coche! Colman – Uhmm parece que sí, pero no se yo...!

5.- Hacemos parar mediante ráfagas al coche. Nos damos cuenta que el tubo de escape se ha soltado y con la fricción con el asfalto saltaban la chispas con el peligro de muerte inminente para sus ocupantes. Corrales y el Pollo iban escuchando algo de los REM y no habían notado nada raro.

6.- Después de llenarnos de grasa y hora y media (Y no penséis en modelos cool, al estilo camisetilla sin mangas al estilo “Richard Gere”) logramos arreglar el entuerto. Solo nos quedaban más de 300km de carretera (y era la carretera antigua de infierno que tenía Galicia). Como no...empezó a llover.

Anónimo dijo...

¡Buena memoria Chema! Recuerdo que el promotor de Vigo y dueño del Planta Baixa -el doble de Lendoiro-, siempre nos invitaba a marisco y chuletillas de cordero -De hecho yo me rompí un diente en pleno fervor alimenticio- y pagaba muy bien. Tan bien que no sabíamos si estabamos colaborando en algún tipo de blanqueo de dinero. También en ese concierto de Vigo (creo que fue en ese bolo),nos invitaron a ponernos la camiseta del Celta de Vigo, lo que hicimos porque los fans se lo habían currado. El Planta Baixa tenía una tele detras, sonaba bastante regular, pero todo Dios, desde Los Flechazos a Barón Rojo, tocaba allí, ¿Tendrían algo que ver aquellos fajos con los que alegraba la vida a las bandas?

Colman

P.D. Enhorabuena al Pollo por su artículo, A Ver si se anima a escribirnos una biografía autorizada.

Ricks dijo...

Otro artículo de 10. A través de Iñigo me enteré yo de que tenía un fan en El Ferrol, eso si, le habían prescrito tanta medicación que no podía salir a la calle sin su Samsonite XXL

abuelo dijo...

¿Pollo, pollito, Camilleri?

Si eres tu, tremendo. Espero que estés mejor que la última vez que nos vimos (rehabilitándonos...)

Luciernaga dijo...

Hola pollo, estupenda tu crónica, que tiempos debieron ser tan divertidos. en cuanto al viaje que cuenta Chema prefiero no pensarlo porque se me pone la carne de tu homologa la gallina

Escrigna dijo...

Abuelo vaya fotito más cool que te has marcado!!!!

abuelo dijo...

foto... vieja, para hacer honor al nombre.
pero guapa, ehhh