jueves, diciembre 15, 2005

Memorias del último Crooner (Por Ricky Armesto)

Nota de Escrigna: Ricky Armesto fue vocalista de Insanity Wave hasta el año 1992. Llegando a grabar el tema "Little boys" de la mítica maqueta amarilla de Insanity Wave.

Uno se empieza a dar cuenta de que algo raro pasa en su cabeza cuando en un colegio de curas de Madrid consigues que una clase de Lengua entera escriba una redacción con el tema “El rock’n’roll me quema la sangre”; también empiezas a sospechar cuando Colman se hace la foto del curso con gafas de sol y un cartel de esos que ponen a los detenidos en las comisarías de Estados Unidos. De ahí a ver a los Ramones en el 89 en el Pabellón del Real Madrid y casi no salir vivo hay un paso; y de ahí a montar una banda con Colman , Santi y Juan hay otro pequeño paso.
Las cosas que vinieron después forman parte supongo de la historia de cada uno. Recuerdo que nuestra primera aparición pública fue en la habitación de Santi tocando versiones de los Ramones(si, otra vez) sin tener mucha idea. Después estando yo hemos tocado en varios tugurios con distinto éxito. La gente también fue cambiando unos vinieron y otros se fueron, hasta yo lo dejé en un determinado momento .
Recuerdo los ensayos en la habitación de Colman y las constantes llamadas de los vecinos que no tenían mucha afición por el rock, no entiendo porque. Después el cambio a los locales del Centro Cultural Galileo, por lo menos no teníamos vecinos.
También el grupo era , y sobre todo era, una excusa para que unos cuantos amigos nos corriéramos unas buenas juergas juntos. Por ejemplo la borrachera que nos agarramos el día que íbamos a telonear a Spin Doctors y no nos dejaron tocar; nos bebimos todo el camerino, Chema confesó al día siguiente que no recordaba haber vuelto a casa, los demás tampoco.
Y recuerdo mi despedida en el Templo del Gato cantando mi última canción con ellos, una versión de Mudhoney a grito pelado. Lo de despedida es un decir porque de Insanity Wave no nos hemos despedido nunca. Siempre nos verás en sus conciertos animando, coreando y a veces más...
Una última cosa chavales, con esto del rock no se liga nada. Si queréis pillar haceos cantantes melódicos y no jodáis con las guitarritas. Este ha sido mi consejo de hoy.

5 comentarios:

Escrigna dijo...

Se está cociendo la crónica-pesadilla del día que nos toco telonear a los Spin Doctors. Por fín habrá justicia Ricky!!!!!!!

santipita dijo...

Que tiempos aquellos... a mí me molaba Sergio Dalma pero Colman (entonces conocido como el Chris Novoselick de Malasaña) me obligó a ir a un concierto de los New Christs ¡En el Agapo! que cambió mi vida. Luego me obligó a cantar para "su banda" y más tarde tuve que coger el bajo. Finalmente lo dio por imposible y me permitió dejar el grupo. Pronto ficharon al prometedor guitarra de Trastero Nosecuantos, también compositor de la mítica "Manhattan Cae". Creo que salieron ganando. Un abrazo y rocanrol. SantiPita

Escrigna dijo...

Manhattan cae que gran tema!!! Lo tenía perdido, flotando por algún lado de la neurona que me queda.
...Y el grupo no era otro que los inolvidables Trastero 23, con Pedro Barbadillo entre otros.

Luciernaga dijo...

Pues a ti no te ha ido mal. Además eres autentico que caramba

Luciernaga dijo...

Creo que los del rock ligan mas que los baladistas que tiene pinta de blandos.

Aupa up I.W.